Antonio Rojo, primera medalla de oro de la Hermandad

0

El 28 de noviembre de 1992 la Hermandad del Rescate impuso la primera medalla de oro de su historia a don Antonio Rojo Carrasco. Por si algunos de los lectores no recuerdan o no sepan quién fue este gran cofrade, nos acercaremos un poco a su biografía.

La primera cofradía a la que perteneció Antonio Rojo fue la de la Puente del Cedrón. En 1928 su madre lo apunta en la Hermandad del Sepulcro, llegando a ocupar el puesto de teniente de hermano mayor, mayordomo perpetuo y escudo de oro de esta Hermandad (1992). En 1933 se inscribe en la Hermandad de Santa María de la Victoria, y en 1934 funda, junto con varios amigos, la Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía y María Santísima de las Penas, llegando a ser hermano mayor de la misma. En 1949 reorganiza la Hermandad del Rescate, ocupando el cargo de hermano mayor desde entonces hasta 1975. A partir de 1976 pasa a ser consejero de la Hermandad, participando activamente en su condición de hermano y colaborando con la Hermandad en cuantas ocasiones se le ha requerido.

Antonio Rojo ha sido para la Hermandad del Rescate un baluarte incansable y el que ha permitido recuperar una de las advocaciones con más tradición malagueña. Supo además encontrar suficientes amigos y colaboradores para formar ese grupo de entusiastas cofrades que dieron vida de nuevo a la Hermandad del Rescate; supo animarlos y conjuntarlos hasta lograr el engrandecimiento de la misma. Empezando de cero, sin apenas ningún medio, y en aquellos años tan difíciles de la postguerra tuvieron que levantar una cofradía que no disponía de nada, absolutamente de nada, hasta conseguir Titulares, tronos, enseres, túnicas, lugar de culto y, lo que era más importante, recuperar la ilusión y la devoción de aquellos que conocieron y recordaban a la Hermandad del Rescate en los años veinte.

El 17 de noviembre de 2001 le fue impuesta la medalla de oro de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga.

La junta de gobierno de la Hermandad, encabezada por su hermano mayor Francisco Javier Luque, y con la inestimable colaboración del consejero Francisco Espinar, organizó un homenaje para don Antonio Rojo.

El 28 de noviembre de 1992, en la iglesia de San Lázaro, el guión y los estandartes de los Titulares adornaban el altar mayor de San Lázaro. En sitio principal se colocaron el hermano mayor, Francisco Javier Luque, Antonio Rojo y el presidente de la Agrupación de Cofradías, Jesús Saborido. La misa fue oficiada por Diego Ortega Barea, director espiritual, y en el transcurso de la misma el hermano mayor impuso la medalla de oro a don Antonio Rojo, al que en sus ojos se le adivinaba el orgullo de ser cofrade del Rescate. También se dieron cita familiares, amigos y, sobre todo, cofrades jóvenes y menos jóvenes y algunos hermanos mayores de otras cofradías.

Posteriormente, Antonio Rojo se dirigió a la capilla de calle Agua para ofrecer esta medalla a su Cristo del Rescate, al que tanto tiempo dedicó y por quien derrochó esfuerzo y sabiduría cofrade.

Gracias Antonio por dedicarle tanto tiempo a nuestra Hermandad y por habernos enseñado a quererla de manera tan generosa e intensa.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Comentarios están cerrados.