Veinte años de la entrada de la Virgen de Gracia en la Catedral

0
virgen-de-gracia-catedral-26oct2016

Virgen de Gracia poco antes de iniciar su recorrido hacia la Catedral.

El 26 de octubre de 2016 se conmemora el 20 aniversario de la primera y única vez que María Santísima de Gracia accedió al primer templo de nuestra ciudad, la S.I.C.B. de la Encarnación.

Pocos días antes de celebrarse el triduo a María Stma. de Gracia en 1996 la Hermandad del Rescate recibió la noticia de que su Titular acudiría a la Catedral de Málaga. ¿Por qué? La Agrupación de Cofradías conmemoraba durante ese año el 75 aniversario de su constitución y para ello celebraría una serie de actos, entre los que destacaba la exposición de tronos procesionales en la Catedral.

La exposición permanecería abierta del 26 de octubre al 10 de noviembre, comenzando y finalizando con una magna procesión de todos los Titulares que participaban: Ntro. Padre Jesús Coronado de Espinas, María Santísima de las Penas, Ntro. Padre Jesús de los Pasos en el Monte Calvario, María Stma. de Gracia, Santo Sepulcro, Ntra. Señora de las Angustias (Servitas) de Murcia. Los tronos de estos Titulares fueron elegidos por su singularidad y por ser representativos de la tipología de los tronos procesionales malagueños.

tronosprocesionales

Cubierta del libro editado para esta ocasión, coordinado por Juan Antonio Sánchez López, con datos precisos sobre las hermandades, Titulares y tronos participantes.

De este modo la Hermandad del Rescate se vio inmersa en algo que sería histórico e irrepetible como fue entrar en la S.I.C.B., cuestión impensable y hasta entonces no realizada, al menos que se sepa por los estudios históricos realizados. El 3 de octubre se  celebró un cabildo extraordinario de hermanos para explicar todo lo relacionado con este acontecimiento: Orden de procesión, colocación del trono en la Catedral, cultos en su interior, participación de los hermanos…

A las cinco y cuarto de la tarde del 26 de octubre de 1996 dio comienzo la procesión que conduciría a María Santísima de Gracia a la S.I.C.B. con el siguiente orden de procesión: Guión con niños; velas; junta de gobierno, camareras y hermanas ataviadas con mantilla española, representantes de los hermanos mayores honorarios (Franquelo, ATS, Gestores), hermano mayor de la Humildad, así como una representación del Rescatado de Antequera; consejeros, monaguillos, ciriales, trono y banda de música de Alhaurín de la Torre. Los primeros toques de campana fueron realizados por don Antonio Rojo Carrasco, reorganizador de la Hermandad allá en 1949. Los mayordomos fueron Antonio Pérez, Joaquín González y Rafael balducci, actuando de capataces Luis Bustos, Cándido Zambrana y Ricardo García.

El itinerario seguido para llegar a la Catedral fue calle Victoria, Plaza de la Merced, Álamos, Carretería, Pasillo Santa Isabel, Cisneros, Especerías, Plaza de la Constitución, Granada, Plaza del Carbón, Plaza del Siglo, Duque de la Victoria, San Agustín y Catedral.

Para la Hermandad del Rescate fue un momento histórico porque era la primera vez que María Santísima de Gracia acudía a la Catedral y, para los participantes, porque nunca se habían visto inmersos en la organización y participación, tantas veces vista desde fuera, en este trascendental acto. A la llamada respondieron multitud de hermanos, no sólo los hombres de trono, sino muchos otros que no quisieron perderse este acontecimiento.

Ver a María Santísima de Gracia entrando por la puerta catedralicia nos produjo una sensación especial, mezcla de emoción y nerviosismo. Las grandes naves hacen que todo allí dentro adquiera un toque especial: el sonido de la campana, el olor de las flores y de las ceras, los tronos no parecen tan grandes, la luz de las ceras adquieren una lumbre singular, más puro si cabe, se mantiene el silencio y a veces la respiración cuando se hacen las maniobras. La entrada de la Virgen de Gracia fue majestuosa, emocionante y milimetrada, como si estuviera acostumbrada a visitar la Catedral cada primavera. No obstante hubo que desmontar las cuatro que más sobresalían para que el paso de la Señora al primer templo malagueños se realizase sin contratiempos.

El jueves 31 de octubre la Hermandad del Rescate organizó una misa en el trascoro de la Catedral, que fue celebrada por Diego Ortega Barea, párroco de San Lázaro y director espiritual de la Hermandad. Durante su celebración se encendió la candelería del trono y al final se le cantó la Salve a María Santísima de Gracia.

El domingo 10 de noviembre se realizó el regreso de la Catedral. La puerta del Patio de los Naranjos se abordó con paso firme, despacio, milimetrando cada movimiento, con el hermano mayor en la campana y un mayordomo en cada esquina; rozó una tulipa pero no se detuvo el suave andar del trono. María Santísima de Gracia sabía que el pueblo no la dejaría sola y allí, entre suaves roces con las hojas de los naranjos, se fue abriendo paso entre el numeroso gentío que allí la aguardaba. A los sones de la marcha real primero y de su inigualable marcha procesional después, fue caminando hacia la puerta de las Cadenas. A la voz del mayordomo todos los hombres de trono, especialmente motivados y conscientes del momento que allí se vivía, obedecieron al unísono y la curva angosta pudo terminarse con una magnífica maniobra. Alfonso García, Francisco Anillo y José Manuel Luque ejercían de mayordomos, acompañados de los capataces Joaquín González, Cándido Zambrana y Juan Gavilán.

Detrás del trono se escuchaban los sones musicales de la banda de música de Alhaurín el Grande. Delante los monaguillos, los miembros de la junta de gobierno, las camareras de la Virgen, los hermanos y un numerosísimo público agradecido por el magnífico paso con el que sus hijos llevaban a su Madre.

Al llegar a calle Victoria muchas fueron las personas invitadas a tocar la campana y puede asegurar el que escribe que alguna lágrima asomó a las mejillas de alguno al no poder aguantar la emoción del momento.

Nuestro Padre Jesús de los Pasos en el Monte Calvario dio la vuelta en calle Agua para esperar a María Santísima de Gracia. Frente a frente los dos tronos. Jesús y María, en un momento irrepetible, singular y extraordinario, y que el azar posibilitó que en este momento las dos hermandades victorianas se encontrasen hermanadas. Jesús esperó, por esta vez, a María.

Cuando estuvieron cerca, los dos tronos se levantaron y fueron mecidos los Titulares durante largos minutos, con movimientos suaves, acompasados y cariñosos de sus hambres de trono, solo salpicados por los toques de campana de Francisco Javier Luque y Félix Fernández Tinoco, hermanos mayores del Rescate y Rocío respectivamente.

Finalizada la última marcha, Jesús dirigió sus “pasos” hacia su casa de hermandad allá en calle Amargura. A los compases de “Virgen de Gracia” nuestra Titular entró en la casa de hermandad. La maniobra fue perfecta y se colocó el trono en el sitio previsto. La satisfacción se reflejaba en el rostro de todos los que participaban en esta inigualable noche y si grande fue el pasado día 26 de octubre, al decir de una gran mayoría, esta noche puede considerarse como una de las más felices y significativas en toda la historia de la Hermandad del Rescate.

Ahora que han pasado veinte años de aquellos momentos inolvidables no quisiera terminar sin acordarme de aquellos hermanos que participaron en esta procesión de una u otra manera, y especialmente con los que vivieron, trabajaron y se apasionaron por hacer realidad aquella singular vivencia cofrade y que a día de hoy ya no están con nosotros. A todos ellos mi eterno recuerdo: Francis, Mª Carmen, Paco, Manuel, Julia, Antonio, Blanca, Emilia, Manolita, Tere…

J.M.L.J.

NOTA: Querido lector, si dispone de alguna foto de este día envíenosla y entre todos podremos construir nuestra memoria colectiva de este histórico día. Todas las fotos recopiladas se publicarán en este web, indicando el nombre del autor. Gracias por anticipado.

Correo de contacto: rescategracia@gmail.com

 

Comentarios están cerrados.