Martes Santo para el recuerdo

0

Pasado el Martes Santo, es un buen momento para recordar lo vivido durante la procesión de 2019. Bien es cierto que cada uno de los participantes tiene su particular vivencia de la procesión; las experiencias previas y nuestras motivaciones e inquietudes nos hace sentir emociones diversas y diferentes a las de los demás participantes. Pero también es cierto que el relato que viene a continuación puede servir para conocer la procesión en su conjunto y recordar esos inolvidables momentos que se produjeron el pasado Martes Santo de 2019.

Con la certeza del buen tiempo, sin la necesidad de mirar al cielo en busca de dudosas nubes… con la tranquilidad que da la realización de un excelente trabajo realizado durante toda la cuaresma, con la atención centrada solo en los pequeños detalles, que no por pequeños dejan de ser menos importantes… desde temprana hora matinal los hermanos del Rescate se acercaban a la casa de hermandad con la ilusión de hacer realidad un maravilloso Martes Santo.

A primera hora de la mañana los floristas concluían el hermoso exorno floral que tan minuciosamente habían preparado desde el día anterior. La ornamentación del trono de Jesús del Rescate estaba compuesta por lirios morados, rosas rojas y rosas violetas, cardos, musgo, pitas y diversas plantas silvestres entre una base de corcho, mientras las ánforas de la Virgen se compondrían en base a rosas blancas y fresias.

Avanzada la mañana, la actividad principal se centró en el desmontaje del altar de insignias de la capilla y en la distribución de los enseres y velas en sus lugares correspondientes, especialmente en el patio de los HH Maristas, desde donde saldrían las filas de nazarenos de ambas secciones.

Tras la misa de nazareno celebrada por nuestro director espiritual, el padre Alejandro Escobar, se inició el progresivo acercamiento de familiares, hermanos, vecinos, espectadores, todos impacientes para ser partícipes de un gran día. Pasadas las 17:00 horas calle Agua se llenaba de colorido con la llegada de los primeros nazarenos y hombres de trono, los cuales se dirigían al patio de los HH. Maristas y la casa de hermandad respectivamente.

A las 17:45 en punto se abrió el enorme portón de la casa de hermandad, iniciándose la procesión. Los mayordomos y la cruz guía con sus faroles buscan la capilla; tras ellos la banda de cornetas y tambores de Vera+Cruz de Almogía que anuncia el inicio del cortejo. Los niños, algunas insignias y el grueso de los nazarenos de la sección del Cristo se incorporan desde el patio de los hermanos Maristas. Un torrente de luz y colorido emanó desde el corazón del barrio victoriano para recorrer el centro malacitano. Al llegar la cabeza de la procesión a la capilla, un nazareno coloca el capirote a dos tallas de Jesús niño con el equipo de nazareno de ambas secciones que están en la capilla, símbolo y señal de que la Hermandad del Rescate inicia su salida procesional.

En la casa de hermandad los primeros toques del trono de Jesús del Rescate fueron realizados por Daniel Quijada Rodríguez -en representación del Colegio de Gestores Administrativos de Málaga- y José Manuel Fortes García, hombre de trono durante muchos años. Por su parte, los primeros toques del trono de la Virgen fueron concedidos a Julián Guzmán y Adolfo Rodríguez Flores.

Ya en calle Victoria la procesión terminó de organizarse y adquirir toda su magnitud, estando marcada por el buen hacer y compostura de los nazarenos y responsables de las secciones, así como el buen caminar de ambos tronos. Esto sería una constante durante todo el recorrido.

La entrada al nuevo recorrido oficial se realizó por calle Cisneros y Especería, viviéndose en la Plaza de la Constitución uno de los momentos más brillantes y emotivos de ambos tronos. Mientras que Jesús del Rescate pasó con dos marchas enlazadas, “Soleares de Triana” y “Al compás de calle Agua”, la Virgen de Gracia pasó a los sones del “Ave María” de Caccini, interpretada por la soprano malagueña Arantxa Velasco.

Las trabajadas curvas del nuevo recorrido no fueron obstáculos para que el buen discurrir y caminar de la procesión continuase. Tras el fantástico paso por el recorrido oficial, ya en calle Casapalma la Hermandad volvió a mostrar su mejor versión ante las cientos de personas que esperaban en este enclave desde más de una hora antes del paso de nuestra Hermandad.

Poco antes de las 2:00 h. de la madrugada llegaba la cabeza de procesión a calle Agua y un nazareno, junto a la sección de niños del frente de procesión, se acercó a la capilla para quitar el capirote a los niños Jesús, simbolizando así el fin de la procesión. Los nazarenos llegaron en perfecto orden y su buen hacer se mantuvo hasta la misma casa de hermandad, entrando ordenadamente y despacio, colocando los enseres y túnicas en su lugar correspondiente, permitiendo que cuando llegasen los tronos todo estuviera completamente recogido. Por otro lado, los tronos se acercaban al Faro de la Victoria perfectamente llevados, al paso, acompasando todas y cada una de las marchas que rompían el silencio de la madrugada del barrio victoriano.

Después de que Jesús del Rescate se posicionase frente a su Madre, daba comienzo el encierro que concentró a una gran afluencia de público, devotos y hermanos que disfrutaron emocionados de la saeta que Juan Francisco Rivera interpretó a los Titulares y se realizaron numerosos pulsos entre los vítores y aplausos de los asistentes y tintineo de campanillas, lo que puso el broche final a un Martes Santo para la historia.

A todos los hermanos y aquellas personas que hicieron posible este Martes Santo, GRACIAS.

Más vídeos

Otros vídeos

Comentarios están cerrados.