Fe y devoción en el triduo a María Santísima de Gracia

0

Durante los días 24, 25 y 26 de septiembre se celebró en nuestra casa de hermandad el triduo en honor a María Santísima de Gracia, que lució excelsa gracias a las sabias manos de las camareras de nuestra Titular y de Israel Cornejo, quienes exaltaron de manera brillante la faz de nuestra Madre.

Para la ocasión, el equipo de albacería preparó un bello y singular altar. Sobre peana plateada se situó en primer término la Virgen de Gracia bajo su palio neogótico, ataviada con saya morada bordada y el manto bordado de camarín. También se pudieron observar diversos detalles en este elegante altar: a los pies de las barras de palio delanteras se situaron -a ambos lados- dos pequeños querubines que soportaban con sus delicadas  manos medallones plateados que rezaban las expresiones “Ego Sum” y “Gratia Plena”.

El exorno floral se concretó en centros y ánforas con piñas, dispuestos entre las barras de palio, compuestos por hasta cinco variedades de rosas (en tonos cremas, vainilla y rosas empolvados), orquídeas phanaelopsis malva, astroemerias rosa pálido, flores de algodón, racimos de sifonocarpus y phitosporum realizados por La Victoria Arte Floral.

Asimismo, cabe destacar la apertura de la casa de hermandad en horario de mañana y tarde durante las jornadas del viernes y el sábado, por donde pasaron centenares de personas. La disposición del altar permitió una gran cercanía de María Santísima de Gracia con sus fieles, quienes pudieron contemplar a escasos centímetros el rostro de nuestro Titular así como los detalles de una de las obras referentes del bordado sacro andaluz.

El primer día, dedicado a los difuntos de la Cofradía, la misa fue oficiada por fray Antonio Jiménez Fuentes, de la Orden Trinitaria de Málaga. El segundo día la estrecha vinculación existente con nuestra Orden fundadora también quedó patente, siendo el también trinitario fray Andrés González García, quien celebró y predicó durante la jornada del sábado. Durante el transcurso de la misma, se llevó a cabo, al igual que sucedería en la jornada dominical, la presentación de bebés ante María Santísima de Gracia y se le impuso la medalla a aquellos hermanos que lo habían solicitado. Tras su finalización, la Hermandad también quiso agradecer la dedicación y esfuerzo en forma de diploma a los portadores y nazarenos que cumplían 15, 25 y 35 años acompañando cada Martes Santo a nuestros Titulares. Por su parte, la función principal estuvo oficiada por fray Pedro Fernández Alejo, ministro de la Comunidad Trinitaria de Málaga. Al término de la celebración religiosa, una representación del submarino de la Virgen de Gracia realizó una ofrenda floral ante los pies de nuestra Titular.

Comentarios están cerrados.