Recordando el pasado Martes Santo 2017

0

Pasado un mes del Martes Santo, es un buen momento para recordar lo vivido durante la procesión de 2017. Bien es cierto que cada uno de los participantes tiene su particular vivencia de la procesión; las experiencias previas y nuestras motivaciones e inquietudes nos hace sentir emociones diversas y diferentes a las de los demás participantes. Pero también es cierto que el relato que viene a continuación puede servir para conocer la procesión en su conjunto y recordar esos inolvidables momentos que se produjeron el pasado Martes Santo de 2017.

Autoría: José Manuel Durán.

Con la certeza del buen tiempo, sin la necesidad de mirar al cielo en busca de dudosas nubes… con la tranquilidad que da la realización de un excelente trabajo realizado durante toda la cuaresma, con la atención centrada solo en los pequeños detalles, que no por pequeños dejan de ser menos importantes… desde temprana hora matinal los hermanos del Rescate se acercaban a la casa de hermandad con la ilusión de hacer realidad un maravilloso Martes Santo.

En nuestro memoria, el recuerdo de la celebración este Martes Santo del sesenta aniversario de la primera salida procesional de María Santísima de Gracia. Hasta entonces, la Hermandad había procesionado sólo a Jesús del Rescate al no existir cotitular en nuestra Cofradía hasta 1949, año de su reorganización. Por suerte, siempre hay hechos importantes que recordar.

A primera hora de la mañana los floristas concluían el hermoso exorno floral que tan minuciosamente habían preparado desde el día anterior. La ornamentación del trono de Jesús del Rescate estaba compuesta por lirios morados, rosas rojas y rosas violetas, cardos, musgo, pitas y diversas plantas silvestres entre una base de corcho, mientras las ánforas de la Virgen se compondrían en base a rosas blancas y fresias.

Avanzada la mañana, la actividad principal se centró en el desmontaje del altar de insignias de la capilla y en la distribución de los enseres y velas en sus lugares correspondientes, especialmente en el patio de los HH Maristas, tal y como se había indicado en un comunicado días antes a todos hermanos nazarenos y hombres de trono.

Salida del frente de procesión de la casa de hermandad.

Numerosos cofrades, visitantes, curiosos, medios de comunicación… salpicaron los tranquilos momentos de espera. Hacia las dos de la tarde se cerraron momentáneamente las grandes hojas verdes de la puerta de la casa de hermandad para dar paso al almuerzo de confraternización entre los más de sesenta hermanos asistentes, que departieron los momentos previos a la misa oficiada por nuestro director espiritual, el padre Antonio Munsuri, C.P.

Pasadas las 17:00 horas calle Agua se llenaba de colorido con la llegada de los primeros nazarenos y hombres de trono, los cuales se dirigían al patio de los HH. Maristas y la casa de hermandad respectivamente.

Pocos minutos antes de las seis de la tarde, con todos los hombres de tronos y nazarenos en sus puestos, el salón de tronos, repleto de hermanos y visitantes, nuestro hermano mayor, Joaquín González, se dirigió a todos los asistentes para recordarles la solidaridad de la Hermandad con los cristianos perseguidos por profesar su fe en Cristo, y que nuestra propia fe se manifiesta en esta en esta salida procesional, ya de nazareno o de hombre de trono, todos igual de importante.

La enorme puerta de la casa de hermandad se abrió tras los golpes dados por Luis Bustos, subjefe de procesión; el frente de procesión iniciaba lentamente su andadura en una tarde primaveral y con cielo totalmente despejado. Los mayordomos y la cruz guía con sus faroles buscan la capilla; tras ellos la banda de cornetas y tambores de Santa María de la Victoria que anuncia el inicio del cortejo. Los niños, algunas insignias y el grueso de los nazarenos de la sección del Cristo se incorporan desde el patio de los hermanos Maristas. Un torrente de luz y colorido emanó desde el corazón del barrio victoriano para recorrer el centro malacitano. Al llegar la cabeza de la procesión a la capilla, un nazareno coloca el capirote a dos tallas de Jesús niño con el equipo de nazareno de ambas secciones que están en la capilla, símbolo y señal de que la Hermandad del Rescate inicia su salida procesional.

En la casa de hermandad los primeros toques del trono de Jesús del Rescate fueron realizados por Teresa Porras Teruel, concejala del Ayuntamiento de Málaga.

El ensayo realizado el pasado 25 de marzo dio sus frutos y la salida de la casa de hermandad fue realizada con mucha habilidad y pericia como corresponde a los experimentados hombres de trono de Jesús del Rescate a pesar de lo angosto del espacio; la maniobra se realizó acompasada por los sones de “Tú eres la vida”, de Salvador Quero Morales (2017) dedicada a Jesús del Rescate, magistralmente interpretada por la AM San Lorenzo Mártir. Calle Agua abajo continuaba Jesús del Rescate con la marcha “Tu Misericordia”. El numeroso público asistente pudo ver asomar a Jesús del Rescate por calle Victoria escuchando los sones de “Mi ángel de la madrugá”. En este momento ya se pudo comprobar las cabezas de varales del trono de Jesús del Rescate, excelente broche artístico para este trono, elemento tan esperado y ya hecho una hermosa realidad.

En estos primeros compases de la procesión ya se podía observar en su plenitud la vistosidad y elegancia de los equipos de dalmáticas y pertiguero de la sección de Jesús del Rescate.

La sección de nazarenos de la Virgen salió perfectamente formada desde el patio de los HH. Maristas precediendo a la salida de María Santísima de Gracia, que recibió los primeros toques de campana de Santiago Chica Campos, hombre de trono durante treinta y cinco años y que este año se incorporó a las filas de nazarenos; Cándido Zambrana Fernández, hombre de trono y capataz durante los últimos cuarenta años, también realizó los toques de protocolo en el trono de la Virgen de Gracia. La banda de música de Zamarrilla interpretó la marcha “Pasa la Soledad” para acompasar la salida de nuestra Madre; a calle Victoria se asomó con la marcha “Virgen de Gracia”.

La procesión termina de organizarse y adquiere toda su magnitud a lo largo de calle Victoria, donde el cortejo multicolor sorprende siempre de manera positiva. Los nazarenos saben cuál es su papel, y los mayordomos procuran que así sea siempre y la procesión llegue a buen puerto a la plaza de la Merced. El discurrir de los tronos por esta larguísima calle se pudo apreciar escuchando la marcha “Nazarenos del Rescate”, adaptada para agrupación musical por Álvaro López Martín, motivo por el cual la Hermandad lo invitó a levantar el trono de Jesús del Rescate al inicio de la interpretación de esta marcha; también “Gitano de Sevilla” y “Nuestro Padre Jesús de la Victoria” acompasó el paso de Jesús del Rescate; las marchas “Ros Coeli Regina Mundi” y “Virgen de la O” sonaron al paso del trono de la Virgen de Gracia. Juan Cassá, concejal de Ciudadanos,  fue invitado a dar unos toques de campana en el trono de Jesús del Rescate.

Antes de finalizar el recorrido por calle Victoria, representantes de la Hermandad del Rico, desde su casa de hermandad, realizaron un saludo al paso de nuestros Titulares. El diario La Opinión de Málaga relataba este saludo: “Cuando llegó a la altura de la casa de hermandad de El Rico, la AM San Lorenzo empezó a interpretar la marcha “Gitano de Sevilla”. Paso lento, mecida aún más lenta. Con cuidado y recreándose en cada nota, como un regalo ofrecido a la cofradía vecina, que le presentó el estandarte”. Alberto Berdugo, autor del dorado de las cabezas de varales, dio unos toques de campana, mostrándose agradecido y emocionado por ello.

En calle Victoria, Elías Bendodo, presidente de la Diputación malagueña y asiduo a nuestra salida, dio unos toques de protocolo en el trono de la Virgen de Gracia.

Durante el trayecto de la angosta calle Álamos se interpretaron “Alma de Dios” y “A la Gloria” para el Cristo, y “Virgen de la Palma” y “La Virgen de Sevilla” en el trono de la Virgen. Al inicio de esta calle el saetero Juan Francisco Rivera cantó a nuestros Titulares una saeta a pie de trono.

Nazarenos y mayordomos se afanaban, y a fe que lo consiguieron, en mantener el orden y la compostura durante el paso por la difícil calle Carretería, preludio de lo bien que discurrieron ambos tronos por la “Tribuna de los Pobres”. En esta ocasión fácil se lo pusieron los nazarenos de velas, báculos, insignias y enseres a los mayordomos y campanilleros, pues su comportamiento fue sencillamente ejemplar. Jesús del Rescate pasó con “Costaleros del amor” y “Esperanza Madre del Amor”, y la Virgen de Gracia con “Mi Amargura”.

Cristo que vuelve” pudieron escuchar las hermanas de la Cruz al paso de Jesús del Rescate por su sede, en Plaza Arriola.

En calle Ordóñez se incorporaron las presidencias de ambos tronos.

El discurrir de la procesión por el recorrido oficial fue apoteósico, extraordinario; la colorida y vistosa entrada de los nazarenos a la Alameda, el paso de los tronos por la bóveda vegetal de la Alameda, la rotonda del Marqués de Larios, su caminar por la elegante calle Larios y su travesía por la tribuna oficial pusieron de manifiesto toda la sapiencia nazarena de los cofrades del Rescate, especialmente de la sección de la Virgen que es la que debe estar atenta a realizar los “acordeones” para que la procesión no tenga espacios sin ocupar. Un diez para ellos.

En cuanto a la parte musical sonó “Oh Bendita Estrella” y “Pasa la Virgen del Refugio”, en la curva de acceso a la Alameda; “Señor de San Román” y “Costaleros del Amor” en la Alameda; “Salve Rey de los judíos”; la rotonda del Marqués de Larios “Oración”; “Estrella Reina del Cielo” y “Tú eres la vida” en Larios, para finalizar con “Getsemaní victoriano” y “Costaleros gitanos” en la tribuna principal para el trono de Jesús del Rescate.

María Santísima de Gracia entró en la curva de la Alameda con la excelente marcha procesional que el maestro Perfecto Artola compuso para Ella, “Virgen de Gracia”; en la Alameda “Siempre la Esperanza”, “Madrugá Macarena” y “En Tu Mirada Virgen de Gracia”; en la rotonda del Marqués de Larios “Coronación de la Trinidad”; en Larios “Y en Triana la O”, “La Virgen de Sevilla” y “Pasa la Soledad”; finalmente en la tribuna de nuevo se pudieron escuchar “En tu mirada Virgen de Gracia” y “Virgen de Gracia”.

El guión corporativo y un nutrido grupo de nazarenos infantes acompañaron a nuestro hermano mayor, Joaquín González, para pedir la venia en la tribuna oficial.

En el tramo de la doble curva de calle Granada se despidieron las presidencias, en el trono de Jesús del Rescate representantes del grupo Cruzcampo-Heineken, encabezados por el director de ventas de Hostelería de Andalucía oriental Jurgen Ávila Dietz y Francisco Porras Muñoz, jefe de ventas de Málaga; y del Colegio Oficial de los Gestores Administrativos de Málaga con su presidente al frente, Jorge Alcántara, y una amplia representación de su equipo directivo; por su parte, Juan Antonio Astorga, presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Málaga, Florentino Pérez Raya presidente del Colegio Andaluz, y Máximo González Jurado presidente del Consejo General de Enfermería encabezaban la amplia presencia de este colectivo con nuestra Titular. También, el sacerdote trinitario Antonio Elverfeldt Ulm acompañó a Jesús del Rescate durante todo el recorrido, desde la casa de hermandad hasta el encierro.

Desde la escalinata del Teatro Cervantes se pudo contemplar toda la procesión en su extensión y esplendor, los nazarenos perfectamente formados y todas las velas encendidas alumbrando el camino de nuestros Titulares. Aunque se volvió al horario de años anteriores, tras la pausa del año pasado, el cumplimiento del mismo por parte de todas las hermandades del Martes Santo, permitió que el paso por este punto no fuese tan estresante para cumplir el tiempo de paso de la Hermandad. Por tanto, Calderería serviría para reponer fuerzas y afrontar el tan esperado paso por Casapalma, Cárcer, Plaza Gerónimo Cuervo y Gómez Pallete, punto de encuentro de numerosísimos cofrades y espectadores que se quedarían para ver el paso de Jesús del Rescate primero y la Virgen de Gracia después. La agrupación musical de San Lorenzo Mártir interpretaría tras Jesús del Rescate las marchas “Despojado”, “Esperanza Madre del Amor”, “Tu Misericordia”, “A mi Virgen de los Reyes”, “Reo de muerte” y “Mi ángel de la madrugá”.

A mediación de calle Casapalma una lluvia incesante de pétalos de rosas recibió a María Santísima de Gracia; la simbiosis de música y trono marcan en este punto su máxima expresión, logrando en pocos años que estas estrechas calles y algo empinadas se conviertan en uno de los puntos de más vistosidad y plasticidad para ver el discurrir de nuestra procesión. La excelente banda de Zamarrilla interpretaría las marchas de “Caridad del Guadalquivir” “Callejuela de la O”, “Y en Triana la O” y “En el cielo de tus ojos”.

A lo largo de calle Victoria los espectadores pudieron apreciar el paso de los Titulares mientras escuchaban diversas marchas procesionales: “Virgen de las Angustias”, “Cuando me alejé de ti” y “Costaleros gitanos”, así como “Concha”, “Coronada por tu Albaycín”, “Siempre Esperanza” y “Mi Amargura” para Jesús del Rescate y María Santísima de Gracia respectivamente.

Vista general del encierro.

A las 1:30 h. de la madrugada llegaba la cabeza de procesión a calle Agua y un nazareno se acercó a la capilla para quitar el capirote a los niños Jesús, simbolizando así el fin de la procesión. Los nazarenos llegaron en perfecto orden y su buen hacer se mantuvo hasta la misma casa de hermandad, entrando ordenadamente y despacio, colocando los enseres y túnicas en su lugar correspondiente, permitiendo que cuando llegasen los tronos todo estuviera completamente recogido. Por otro lado, los tronos se acercaban al Faro de la Victoria perfectamente llevados, al paso, acompasando todas y cada una de las marchas que rompían el silencio de la madrugada del barrio victoriano.

Después de que Jesús del Rescate se posicionase frente a su Madre, daba comienzo el encierro que concentró a una gran afluencia de público, devotos y hermanos que disfrutaron emocionados de la saeta que Juan Francisco Rivera interpretó a los Titulares y se realizaron numerosos pulsos entre los vítores y aplausos de los asistentes y tintineo de campanillas, lo que puso el broche final a un Martes Santo para la historia. Jesús Hinojosa Sáez, periodista del diario Sur, fue el designado para dar los últimos toques de campana del trono de Jesús del Rescate.

Finalmente, el trono de Jesús del Rescate embocó primero calle Agua al son de “Getsemaní victoriano” y se encerró en la casa de hermandad escuchando el himno nacional. El trono de la Virgen hizo un último esfuerzo para acercarse a la casa de hermandad y los hombres de trono entonaron el “Dios te salve María” cuando sonó el trío final de la marcha “Encarnación coronada”. La Virgen de Gracia entró en la casa de hermandad tras una difícil y medida maniobra escuchando el prolongado aplauso de los numerosos hermanos expectantes que llenaban el salón de trono.

Las felicitaciones, besos y abrazos se sucedieron entre todos los integrantes de la procesión en la procesión que mostraron su alegría y orgullo de haber participado en uno de las procesiones más completas de la historia de nuestra Hermandad. Las caras de satisfacción reflejaban a las claras la intensidad de los sentimientos aflorados en los participantes en la procesión tras el esfuerzo realizado.

Tras casi nueve horas en la calle, la procesión finalizó. La organización planteada por la junta de gobierno meses atrás había dado sus frutos, pero esto no hubiera sido posible sin la cantidad de horas de trabajo y de reuniones de numerosos hermanos, sin la respuesta de aquellos hermanos anónimos a las propuestas recibidas, ya en forma de cultos, de reuniones, de actos benéficos, de ensayos… sin la colaboración día tras días de hermanos en la limpieza de enseres y tronos, en la colocación del olivo, en el reparto de las túnicas, en la organización de Medinaceli, ceniza, triduo y misa del Martes Santo; de la sapiencia y buen hacer de los que montan el altar de insignias, de los que mimosamente y con inmenso cariño visten a nuestros Titulares con sus mejores galas… pero sobre todo, nada hubiera sido posible este pasado Martes Santo sin los cientos de hermanos que han participado en la procesión y que han puesto todo su esfuerzo, su ilusión, su cariño y sus cinco sentidos en sus puestos procesionales, y que nada más terminar se dieron besos, abrazos y felicitaciones para citarse  y reencontrase el próximo año, una vez más, en torno a Nuestro Padre Jesús del Rescate y María Santísima de Gracia.

A todos los hermanos, GRACIAS.

Comentarios están cerrados.